Sentadxs

atencion

Siete sillas pegadas unas con otras puestas sobre el escenario. Siete personas entran en fila, ordenadamente, y se sientan. Las sillas no están centradas, de manera que empujan ruidosamente hacia el lado con espacio sobrante (la derecha). En el grupo sólo hay un chico. Conozco a todos los participantes, todos ellos estudian o han estudiado Bellas Artes y han cursado la asignatura de performance de Bartolomé Ferrando. Es gente joven, entre los 20 y los treinta y pocos años.

Cruzan la pierna derecha sobre la izquierda. Las manos y los antebrazos sobre los muslos, muy formalitos, y mirando al público. Después pierna izquierda sobre la derecha. Bostezan, no todos a la vez. Se aclaran la garganta. Tosen, también desordenadamente, con la mano delante de la boca. Algunos mantienen las piernas cruzadas, otros no. Una chica adelanta el cuerpo y apoya los codos sobre las rodillas. De ambos lados empiezan a mirar hacia el centro del escenario. Están mirando a la chica en el centro. Ella mira a los dos lados, en principio lentamente, luego de forma maquinal, cada vez más deprisa hasta que parece decir no. Se detiene y todos vuelven a mirar hacia delante.

Van vestidos informalmente: muchas camisetas, algunas con cuello redondo, otras en u y otras de barco. De izquierda a derecha, llevan pantalón pirata, largos negros, vaqueros, vaqueros, vaqueros, vaqueros pirata. Pelos largos, melenas, peños cortos y el chico con barba.

La segunda chica por la izquierda: “¿Hace falta que te diga que eso no lo puedes hacer? ¿De verdad hace falta que te diga…?”, variando la pregunta inicial muchas veces.

Respiran fuerte. El chico se descalza. Las chicas de las puntas suspiran. Vuelven a respirar. Se vuelve a calzar. Ahora se inicia un pequeño juego verbal: Algunos de ellos pronuncian la sílaba “sen”, y otros, desordenadamente, dicen indistintamente “tir” o “tar”, de manera que suena “sentir” y “sentar”. Todo es un juego alrededor de “estar sentado” (que era la norma propuesta en el taller).

Las chicas 3 y 4 (siguiendo el orden de izquierda a derecha) mueven sus sillas para ponerse cada a cara. 4 intenta avanzar contra 3, que está inmóvil. Lo hace con energía, con violencia, me pregunto si se hace daño. Se detiene y vuelve a su sitio. 3 también.

5 y 7 se vuelven hacia el chico que tienen entre ellas. Toman su pierna derecha y la ponen sobre la otra; le apoyan el codo sobre su mano izquierda, que a su vez está sobre su rodilla, y la mano derecha aguantando su mejilla, como pensando.

La chica número 1: “¿Qué pasa aquí? ¿Hace falta que me levante? ¿Hace falta que me levante? No hace falta que me levante. ¿Hace falta que me levante?, etc.

2 y 4 separan las piernas de 3. Inclinan su cuerpo hacia delante.

Se descalzan. Empiezan a cantar, desordenadamente: “Arrupé, arrupé, sentadita me quedé”, varias veces, con voz apagada. Atan los cordones a las patas de las sillas, excepto 3, que lleva mocasines. Siguen cantando individualmente. Cuando están atados, 3 se levanta y se va. Aplauden. El público les responde con aplausos. (¿Final?) Aguantan un tiempo aplaudiendo, quizás 20 ó 25 segundos. Se desatan y van saliendo de escena yno tras otro.

Boton descripciones

Boton fotos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s